Asociación de Academias de la Lengua Española

   

Versión beta

Flora Eugenia Ovares Ramírez

Flora Eugenia Ovares Ramírez

Tomó posesión como miembro de número para ocupar la silla V en marzo de 2008 con un discurso titulado Descifradores de patrañas: un elogio de la lectura. Le respondió, en nombre de la corporación, Amalia Chaverri Fonseca.

Doctora en Literatura Hispanoamericana, Flora Eugenia Ovares Ramírez es experta en estudios literarios y se ha especializado en la crítica y la historia literarias. Ha ejercido la docencia en la Universidad Nacional de Costa Rica. Participa habitualmente en congresos, encuentros, simposios y conferencias sobre temas de literatura, cultura e historia social de las letras.

Entre sus principales publicaciones destacan Trinchera de ideas (1986) y Literatura de kiosco (1994). En colaboración, ha publicado Las poetas del buen amor (1991, con Margarita Rojas y Sonia M. Mora), La casa paterna (1993), En el tinglado de la eterna comedia (1995, con Carlos Santander y otros), Cien años de literatura costarricense (1998, con Margarita Rojas), El sello del ángel (2000, con Margarita Rojas). Además, cuenta con numerosos artículos y estudios publicados en revistas académicas nacionales y del exterior. Es coautora de la antología Indómitas voces (1994, en colaboración con Sonia M. Mora) y editora de Obras selectas, de Joaquín García Monge (2005).

Asimismo, ha recibido el Premio Aquileo J. Echeverría.

Diccionarios

27.5.2019

La Academia Peruana de la Lengua ha organizado un curso sobre «Escritura académica y ortografía».

24.5.2019

La Comisión Permanente de la ASALE finaliza sus sesiones de trabajo, dedicadas a la preparación de materiales para el Diccionario fraseológico panhispánico.

24.5.2019

La Academia Argentina de Letras presenta el Diccionario panhispánico del español jurídico (DPEJ) en Rosario.

20.5.2019

La Academia Mexicana de la Lengua ofreció el domingo 19 de mayo un homenaje póstumo al escritor Fernando del Paso (1935-2018).

Tuits de @ASALEinforma

Formulario de búsqueda